Un saludo


Avía una grande fábrika kon munchos ovreros ke vinían kada día a lavorar. Avía i un doktor ke azía provas de los produktos i los metía en un frijeder grande komo una kamareta. Una tadre el doktor se kedó mas muncho tiempo, izo sus provas i las yevó komo siempre al frijider.

Kuando entró, ensupitó la puerta del frijider se serró detrás de él, i él kedó ay adientro sin poder salir. Yeno de espanto, él empesó a gritar: "Akudí, akudí! Avrí la puerta! Estó akí adientro!" ma dinguno no lo sintió.

Pasó muncho tiempo i él estava titiriando del frío i del espanto, porké ya estava siguro ke su fin iva vinir ay adientro, kuando ensupitó se avrió la puerta, i él entendió ke ya estava salvo.

El ke avrió la puerta era el portalero de la fábrika, ke le demandó: "Ke estás aziendo akí adientro?'

Le disho él: "Tú me salvates! Entr'un poko me ivan a topar akí muerto. Komo supites ke yo estava akí?"

Le disho el portalero: "Kada día entran i salen de la fábrika sienes de ovreros i diezenas de direktores. Dinguno no me saluda, ni a la entrada, ni a la salida. Sólo tú me saludas kuando entras i kuando sales. Oy demanyana me saludates kuando entrates, ma no me saludates a la salida. Kere dizir ke no salites, ke estavas deynda akí a esta tadra ora. Por esto kiji vinir a ver ande estavas, deké no salites… puede ser ke te afitó alguna koza… I te topí akí!"

"El Dio ke te bindiga!" le disho el doktor, "Me salvates la vida!"

"Es tu saludo ke te la salvó!" le disho el portalero.

Bizi Takip Edin
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square